Inicio
/ Clasificación

 

  • Gases medicianles. Clasificación
 

El tratamiento con gases medicinales en los centros sanitarios tiene una sólida implantación y un aumento constante en consumos y tipos de terapias. Los hospitales necesitan una gran variedad de gases para llevar a cabo su actividad diaria. Tanto la calidad, cantidad y variedad de los mismos está creciendo debido a nuevas aplicaciones, aplicaciones existentes más utilizadas y a la utilización de técnicas más precisas. Se utilizan:

   Para facilitar la función respiratoria.

   Como elementos de apoyo en diagnóstico, anestesia, esterilización de material quirúrgico, técnicas de endoscopia, laparoscopia, láser, Resonancia Magnética Nuclear, cirugía oftálmica y conservación de muestras y órganos.

   Calibrado de equipos de medidas en laboratorios clínicos.

Constituyen un grupo muy heterogéneo, con diversas presentaciones y envases, distintas vías de administración, dosificación y posología.

 No existe una clasificación rígida. Se siguen distintos criterios:

Consumo

   Gran consumo: requeridos en grandes cantidades. Representan el 80% del consumo del hospital. Utilizados en la mayoría de los Servicios Clínicos: Oxígeno (O2), protóxido u óxido nitroso (N2O), nitrógeno (N2), aire medicinal, helio.

   Menor consumo. Gases especiales: dióxido de carbono (CO2), hexafluoruro de azufre (SF6), octofluorpropano (C3F8), etorex (óxido de etileno). Usados en pequeñas cantidades en aplicaciones definidas.

Estado Físico

Gases comburentes u oxidantes: gas o mezcla de gases capaces de soportar la combustión con un oxipotencial superior al del aire. Facilitan la combustión al liberar oxígeno y avivar el fuego.
Combustión: proceso de oxidación rápida de una sustancia, acompañado de un aumento de calor.

Gases comprimidos: gases que a temperaturas normales y bajo presión dentro de un recipiente conservan su estado gaseoso. Serían aquellos gases o mezcla de gases, cuya temperatura crítica sea menor o igual a – 10º C.

Gases corrosivos: son aquellos que producen una corrosión de más de 6 mm/año en acero A-37 UNE 36077-73, a una temperatura de 55º C.

Gases criogénicos: gases que para mantenerlos licuados en el interior de su envase debemos proporcionarle una temperatura muy por debajo de la normal, generalmente por encima de su punto de ebullición a temperatura y presión normales, y a presiones proporcionalmente bajas o moderadas. Son aquellos gases cuya temperatura de ebullición a presión atmosférica es inferior a – 40º C.

Gases inertes: gases o mezcla que en condiciones normales no reacciona con otros productos.

Gases licuados: gases que a temperaturas normales y bajo presión, se presentan en fase  líquida y parcialmente en fase gas. La presión depende fundamentalmente de la temperatura del líquido. Son aquellos cuya temperatura crítica sea mayor o igual a – 10º C.

Gases tóxicos: son aquellos cuyo límite de máxima concentración tolerable durante ocho horas/día y cuarenta horas/semana (TLV) es inferior a 50 ppm.

Características


Haga Click en la opción deseada

 

 
           
 

Esperanza Quintero Pichardo
Depósito Legal: H-135-2008

Contador Web

Inicio